10 de junio de 2009

150 euros invertidos en hierbabuena

No todos los días se conoce en persona a gente que mola y que sigue tu blog. Y reconozcámoslo, siempre gusta gustar a los demás.

Todo empezó el domingo, en el rastro, comprándole a un morito dos euros de hierbabuena (de la inocente, la que tiene un aroma embriagador... la que no se fuma vamos) Y claro a semejante manojo, por lógica hubo que añadir 30 limones, azúcar, Bacardi, sifón y unas pajas. (Que no falten)
hierbabuena, al fondo sanse
"Varios litros de mojito después"

Visita inesperada de un colega granaino. Exaltación de la amistad. Cantos regionales. 4 de la mañana. "¡Vámonos de fiestaca!"

"5 de la mañana de un domingo-lunes en un garito del centro de Madrid"

De repente me veo a hablando con mujer maravillosa, simpática, divertida, con un punto locura (coco debe de ser), con unas caderas inmensas y una sonrisa de esas que enamoran de no deja de mirarme fijamente a los ojos con sus ojazos negros.

Automáticamente me convierto en una máquina de decir paridas y cumplidos, y va ella que no deja de sonreirme, y me habla de un blog que sigue que debería leer, "Amantes de lo absurdo"

- nos vamos (me dice mi colega)
- ¿estás loco?
- son caras -me dice-
- ¿caras?
- 150 euros mi amor - me dice ella-

Así que en plena crisis he invertido 150 euros en Hierbabuena. Pero que carajo, no se conoce a una lectora así todos los días.

Esta entrada está dedicada a ti, mi querida Hierbabuena.

PD: ¡Vaya resacón que tienen los mojitos!

3 comentarios:

Javi dijo...

Si es que al final los dos euros en hierbabuena salen caros. Y 150 euros son muchos euros. Espero que la segunda hierbabuena fuera de un frescor más... duradero.

MiniMony dijo...

¿Por eso siempre insistes tabto en invitarme a mojitos e pajaro?

Sr.Atrapao dijo...

* querido Javi... pues no, sin duda es mucho más duradero el aroma de la planta. Y sí, 150 son muchos euros, pero que carajo, está vida está para disfrutarla.

* querida Minimony: si siempre te saco el tema de los mojitos, no es para llevarte a mi cama. Es porque soy un puto crack haciendo mojitos, aunque no te lo quieras creer.